Ae ae la chambelona

ae-la-chambelonaDicen que los extremos se tocan, y en Cuba nada fue más parecido a un liberal que un conservador. Sí, pero ello no era óbice para que ambas banderías intercambiasen, de vez en cuando, su tirito bobo. En 1916, Cuba se polariza entre dos figuras de la vida pública. Por un lado, el conservador Mario García Menocal, hombre huérfano de adornos personales.
O sea, en buen cubiche, el clásico e intransitable pesa´o.
En la otra esquina, el liberal José Miguel Gómez, quien anticipaba al mandón pecuario garcíamarqueano, ése del cual se espera que las vacas vaguen por su despacho. Tenía fama de arrestado –bien ganada en la manigua--, la cual le aseguraba una imagen pública de “macho a todas”, muy del gusto de amplios sectores del electorado.
En  1916, estaban de moda “Si llego a besarte”, de Luis Casas Romero, y “Quiéreme mucho”, de Gonzalo Roig. Pero los liberales necesitaban algo menos lírico y más pachangoso. No en vano se ha dicho que eran “los políticos más divertidos”. De ahí nacería “La Chambelona”.
Llevaban los liberales como mascarón de proa, en la campaña de aquel año, al escritor, lexicógrafo y orador Alfredo Zayas, El Chino, quien tenía un pasado glorioso como conspirador y recluso en la tétrica prisión colonial de Ceuta. Con el tiempo, se evidenciaría como el más inteligente y corrupto de los mandatarios republicanos.
A su sombra se impone “La Chambelona”, que Helio Orovio ha definido como inspirada en “una vieja cancioncilla española, mezclada con elementos rítmicos de origen congo”.

CÓMO NACIÓ LA CHAMBELONA

Durante la campaña electoral del 16, donde se enfrentan Mario García Menocal -El Mayoral- y Alfredo Zayas -el cinismo personificado-, un tren atiborrado de liberales arriba a la estación capitalina. Los aguerridos zayistas traen consigo un arma  ultrasecreta, que no es precisamente el pavoroso forifái -o sea, cuarenta y cinco- cuyo bulto se adivina bajo la guayabera.
El novísimo armamento es invención del músico Rigoberto Leyva, y consiste en una conga-himno, “La Chambelona”. La tropa liberal, tan pronto desciende del tren, se organiza en una comparsa que enfila hacia la viejohabanera calle Morro, donde reside Zayas. Y van contoneándose, o ripiándose, como dice el pueblo, mientras tararean el estribillo: “Aé, aé, aé La Chambelona”.

DONDE LAS DAN, LAS TOMAN
En el trayecto hacia la casa de Alfredo Zayas, la policía intenta detener a los congueros liberales, aduciendo que iban cantando “cosas de la negrá´ ”. Por muy racistas que fuesen las autoridades, ése no era el principal motivo de escándalo, sino que la gente había alterado la letra original de “La Chambelona”, con un texto que ponía en entredicho la decencia de la esposa de Menocal, Primera Dama.
Pero donde las dan las toman, y lo que no podían predecir los zayistas era que, con el pasar del tiempo, su candidato se elevaría hasta la silla presidencial, y entonces el pueblo iba a recordar que a la encumbrada señora Zayas se le conocía en su juventud como María Centén, pues ésa era la moneda que abonaban sus marchantes para que ella dispensase sus favores amatorios.

SOLO CUBANOS

VIDEOS DE CUBA